Aunque suene frase de cajón…

“Cuántas veces sin saber me equivoqué, tuve miedo y por temor no me arriesgué y esta vez voy a confiar en mi intuición… Cuántas vueltas da la vida sin razón y he aprendido a no buscar explicación y hoy de nuevo sin buscarte estás aquí…”

Y fueron estas palabras las que me llevaron a sintetizar mi inspiración, siempre he pensado que si algo nos caracteriza a los amantes de las palabras es su belleza al combinarlas y cómo este juego nos trasporta no sólo a sentir sino a vivir a través otros nuestra propia realidad.

Hoy no ha de ser la excepción, son estas mismas las que saturan mi mente y mi ser, haciéndome reflexionar de mi vida y lo que ha sido en este último año. “Cuántas vueltas da la vida sin razón”, así dice – A.L pero, ¿y si es con una razón desconocida?, es esta mi reflexión.

“Las mejores cosas suceden cuando menos las buscas”… dicen – por ahí. Y, ¡Es cierto! Aunque suene frase de cajón.

Cuando estás a punto de culminar una etapa de tu vida entiendes que vivir sin expectativas pero trabajando por un sueño, te llevará más cerca de ello que tener todo al mando. Llegué a un trabajo no “por error” como dice – mi jefe, llegué porque decidí arriesgarme y confiar en mi intuición, sin certeza de que pasaría luego, pero con la seguridad de que algo mejor me estaría esperando. Y sin más fue así, viví una de las mejores experiencias de mi vida. Momentos que perdurarán en mi mente y corazón eternamente. Aprendí a no buscar explicación, y experimentar lo que es volver a pensar como adolescente pero con la madurez de la experiencia para poder entender cómo ayudar a quienes en mí encontraban una luz.

También, “de nuevo sin buscarte estás aquí”… corazón. Feliz, entregando tus latidos llenos de dicha; sin esperar nada a cambio, sólo viviendo como mejor sabes hacerlo, con emoción, destilando amor del bueno, puro e incondicional. Despejado de todo dolor y dispuesto a brillar desde tu esencia natural. De resto, nada más por decir sólo: Gracias, es la palabra más sencilla pero valiosa que puedo expresar en este momento, gracias a cada uno de los detalles recibidos, vividos y aprendidos porque lo que muchas veces llamamos error, experiencias negativas, castigos, son simples pruebas de las maravillas que se avecinan una vez somos capaces de verlas desde el amor y la gratitud.

Estoy a mitad de un año, un año lleno de eventualidades y sucesos que han dado paso a nuevos caminos llenos de aventuras y transformación, un año de sana locura, en donde no sólo confirmé quien soy, sino lo quiero, y a quienes quiero en mi vida.

Namasté.

– MRC

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s